Diócesis de Facatativá

Cundinamarca-Colombia

Buscar

“El medio más eficaz para asegurarse el perdón de los pecados y conseguir la vida eterna, es la caridad hacia lo niños pequeños”.

San Juan Bosco

Reflexión

Es conocido por todos el movimiento en defensa de la llamada Libertad de géneros que se está llevando a cabo en muchos países de manera abierta, y en otros de manera soterrada.

Debido a esto, me motivan las valientes palabras de nuestro Santo Padre al hablar de la familia en distintos espacios como la unión de un hombre y una mujer y el fundamento bíblico que esta postura tiene en el Génesis, así como la defensa de la vida en sus distintas etapas.

Por ello me llama a la reflexión y me pregunto: ¿Tengo yo la misma valentía y prudencia para defender la vida en cualquier espacio? o al contrario; queriendo caer bien; ¿omito mi posición personal al respecto, permitiendo que florezca aún más la cultura de la muerte?

Considero que no es momento de tener posturas a medias y estamos llamados a defender la Verdad y la Vida expuesta por Nuestro Señor en Los Evangelios y demostrar así que somos verdaderos seguidores de Cristo.

Podemos y debemos expresar esa verdad con naturalidad, respeto y sobre todo sabia prudencia, pero no nos podemos quedar indiferentes ante tantas aberraciones morales que se cometen a diario en nuestras comunidades y países. Debemos denunciar y actuar. Defendamos con vehemencia la vida en sus distintas etapas y los valores cristianos a pesar de que tengamos que nadar contra corriente. Es una obra de Dios para defender Su reino acá en la tierra.

Que Dios y la Virgen nos ayuden y guíen a ser verdaderos defensores y trabajadores del Reino de Dios acá en la tierra, dando verdadero testimonio de vida cristiana

ORACIÓN POR LA VIDA

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar
con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén

ORACIÓN ECUMÉNICA

OH Señor, a Ti confiamos la causa de la vida:
mira, Padre el número inmenso de niños
a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos
a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor
a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.
Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de tu Nombre.
Amén