Diócesis de Facatativá

Cundinamarca-Colombia

Buscar

Diócesis de Mocoa, Colombia, hace balance de ayuda por deslizamientos

Balance de ayudas a Mocoa

Bogotá (Lunes, 08-05-2017, Gaudium Press) El Obispo de Mocoa, Colombia, Monseñor Luis Albeiro Maldonado, realizó un balance de las obras de la iglesia en favor de los damnificados por los deslizamientos que arrasaron parte de la ciudad y que causaron la muerte a más de 300 personas entre el 31 de marzo y el 01 de abril. "Luego de un mes no se han resuelto todos los problemas, pero sí se va saliendo de las situaciones más difíciles, especialmente de todo lo que genera el primer momento de impacto", indicó el prelado, según informó la Conferencia Episcopal de Colombia.

"Se han entregado 30.721 litros de agua, 13 toneladas con elementos de aseo, pañales, toallas higiénicas y guantes; 29.1 toneladas de ropa, calzado y frazadas; 212 colchones y colchonetas; 624 kilos de elementos de cocina y 60.6 de toneladas de alimentos", reportó el Obispo. Las ayudas fueron llevadas de manera principal a la cárcel municipal, el hospital José María Hernández y las 4 parroquias que con mayor número de afectados.

Leer más...

El único secreto para enamorar a un buen chico

Secreto para enamorar

El mundo necesita del testimonio valiente de aquellos que logren demostrar con sus vidas que todavía es posible hacer brillar la auténtica belleza de la virtud.

La canción del video de hoy, nos transmite con simpatía una profunda verdad que en nuestro tiempo ha sido fuertemente relativizada: que la virtud es hermosa, o mejor aún, que la virtud es la auténtica belleza que ilumina el mundo. Hoy en día no son pocas las veces que constatamos como paradójicamente la sensualidad y algunos vicios se han establecido como parámetros de belleza, de bien, de verdad… de luz. No es de extrañarse que se genere esta contradicción, es decir, que el mal nos atraiga tanto y que siendo oscuridad se nos venda como luz, pues efectivamente posee un “halo” irremediable de fascinación. Un misterioso atractivo que nos arrastra bajo apariencia de bien, considerando nuestra condición herida por el pecado. Y esto es entendible. Hacemos el mal que no queremos y dejamos de hacer el bien que queremos, como nos aleccionaba San Pablo (Rom7,19). Esto es normal hasta un cierto punto, mientras se tenga la conciencia de que se trata de un error contra el cual hay que luchar.

El grave problema es que hoy esta conciencia se ha perdido a tal punto que en muchos lugares el error no solo ya no se percibe como tal, sino que incluso, ha sido invertido estableciéndose como verdad. Así de forma escandalosa el mal en muchas de sus expresiones ha pasado a ganar un estatus de realidad positiva y a través del consenso no solo se lo celebra, sino que se lo protege y promueve (especialmente en el ámbito de la sexualidad). De hecho no es raro que los ídolos que dominan y triunfan en el mundo de las “estrellas” (los íconos y modelos que guían nuestro tiempo), sean usualmente hombres y mujeres que se vanaglorian y son alabados por muchos de sus aspectos falsos, negativos y viciosos. Su sensualidad y liberalidad sexual, su consumismo y su poder desenfrenados, su egocentrismo y excentrisismo, y un sinnúmero de otros vicios son acogidos por el público como manifestaciones de grandeza humana. Y por el contrario virtudes como la modestia, la honestidad, la castidad, vienen caricaturizadas, ridiculizadas y ofuscadas detrás de estereotipos burlescos, como la del “perdedor”, o la del conservador retrograda y reprimido; o al máximo vienen asociadas como características de un héroe pasado de moda: como sería aquel ideal del caballero o de la princesa medievales, ya desde hace mucho tiempo superados.

Este falso paradigma contra el cual debemos oponer resistencia, solo podrá ser desenmascarado con el testimonio valiente y cotidiano de aquellos que logren demostrar con sus vidas que todavía es posible hacer brillar la auténtica belleza de la virtud. Cuántas veces he oído chicas y chicos que se quejan y me dicen que ya no es posible encontrar personas de este tipo. Parece que se trata de una raza en extinción (les respondo irónicamente yo), y luego los insto a luchar y perseverar, siendo ellos mismos los protagonistas que preserven y eviten que desaparezcan del todo ese tipo de personas que tanto anhelan encontrar.

Leer más...

25 de marzo, Día del Niño por Nacer

Día del niño por nacer

La Solemnidad de la Anunciación coincide en muchos países del mundo con el Día del Niño por Nacer, que se celebra cada 25 de marzo y que busca conmemorar, promover y defender la vida humana desde que ha sido concebida en el vientre de la madre.

En diciembre de 1998, esta fecha fue instituida en Argentina, por el presidente Carlos Saúl Menem. Este, a pocos días de celebrarse esta fiesta en 1999, alentó a los presidentes de toda América Latina a sumarse a esta iniciativa.

San Juan Pablo II le remitió una carta al presidente argentino alentando a que “la celebración del ‘Día del niño por nacer’ favorezca una opción positiva en favor de la vida y del desarrollo de una cultura orientada en este sentido, que asegure la promoción de la dignidad humana en todas las situaciones".

En 1999, esta celebración fue acogida legalmente por Guatemala y Costa Rica, mientras que Nicaragua la asumió al año siguiente. En República Dominicana esta fecha fue aprobada a inicios de 2001 y en Perú por ley en 2002.

Leer más...

¿Sabes qué es ser escrupuloso? 5 tips para saber si lo eres

Escrupuloso

Es un sano ejercicio hacer examen de conciencia con frecuencia, y con especial cuidado en este tiempo de Cuaresma para ir ordenando la vida. En este ejercicio no es poco frecuente mirar todo aquello que hacemos (y qué hacen los demás) como si fuera pecado y que Dios seguro está muy molesto con nosotros.

En nuestra vida espiritual es bueno ser cuidadosos, piadosos y esforzados, pero siempre es bueno tener cuidado y pensar si en mi modo de actuar hay un fariseismo un poco escondido. Ese que se da golpes de pecho y se cree mejor que los demás, o peor aún, ese que cree que por mil practicas externas que cumple ya ha convertido completamente su corazón y está listo para ganarse el Cielo.

Para comprender un poco más qué significa ser escrupuloso y cómo afecta esta actitud a nuestra vida espiritual, te dejo estos 5 puntos que te pueden ser muy útiles.

1. Algo bueno puede resultar…malo

Yo soy también de ese club, el de los escrupulosos. Les cuento una anécdota. Soy profesor de Educación Física y deportes. Ahora no ejerzo la docencia, pero en aquellos años, intentaba ir al trabajo en bicicleta cada vez que podía. Para ello, obviamente procuraba usar una buena dosis de desodorante y perfume, pues el trayecto lo hacía pedaleando a toda velocidad (pues frecuentemente iba atrasado) y siempre he sido escrupuloso con el asunto del olor corporal. Siempre siento que sudo más de la cuenta y me avergüenzo de ello. Un buen día, llegando de mi viaje en bici, entré a la sala de profesores y una colega que se acerca a saludarme, arruga la nariz y me dice con mucho desagrado: «uff, estás pasado a perfume». Sinceramente me sentí muy abrumado.

Se me cruzaron los cables, usé más perfume de lo adecuado, en vez de estar agradablemente fragante, estaba incómodamente hediondo, pero no era olor a sudor, sino que a perfume; el olor bueno se volvió malo y la experiencia me produjo un crisis en la que descubrí lo escrupuloso que soy respecto a los olores y eso me llevó a darme cuenta que también lo era con mi fe.

¿Cómo es posible que algo que utilizo para serle agradable a los demás y que me hace bien a mi, se vuelva desagradable y haga sentir a los demás incómodo?

2. La relación con Dios se trata de amor y no de señalar

Escrupuloso

Leer más...

Subcategorías